Balón Intragástrico

Este método consiste en la implantación de un balón de silicona suave y expansible que se introduce en el estómago por medio de un endoscopio sin necesidad de cirugía y bajo sedación.

El médico realiza un examen inicial del estómago a través de la endoscopia y si no observa ninguna anormalidad procede a la colocación del balón. Una vez en el estómago, se llena con una solución salina estéril, de tal manera que el balón será demasiado grande para pasar al intestino y flotará libremente dentro del estómago. El tiempo invertido en colocar el balón varía, entre 20 y 30 minutos. Después, el médico controlará que el dispositivo esté bien colocado, permitiéndole al cabo de unas horas regresar a casa. Durante el tiempo que el balón permanezca en el estómago deberá asistir a consultas de seguimiento. Debe, por tanto, usarse junto con una dieta supervisada médicamente y un programa de modificación del comportamiento alimentario.

La retirada del balón será de la misma manera en que fue colocado, por medio de endoscopia bajo sedación. El balón lo podremos tener puesto:

  • 6 meses con seguimiento médico posterior de 12 meses.
  • 1 año con seguimiento posterior de 18 meses, cuando el grado de obesidad sea mayor y necesitemos más tiempo.